Nuestros amigos de kinerehabilita nos visitaron el pasado sábado 13 de Octubre para compartir sus conocimientos de ejercicio terapéutico en fibromialgia y dolor crónico a personas que padecen esta enfermedad y también para nuestros profesores quienes participaron junto a la kinesióloga clínica Javiera Burgos.

El dolor es una experiencia individual compleja, que incluye aspectos sensoriales, emocionales e incluso sociales. Es importante comprender que un mismo dolor no será experimentado de igual forma por distintas personas.

De entre todas las terapias físicas, el ejercicio terapéutico tiene la evidencia más fuerte de aportar efectos beneficiosos. El fin del tratamiento kinesiológico es reducir las limitaciones de movilidad, fuerza, flexibilidad y dolor, proteger las articulaciones y mantener la función. El rehabilitador tiene como tarea fundamental identificar la discapacidad y educar al paciente y a su entorno para que contribuya a prevenirla y tratarla. La inactividad es nefasta física y funcionalmente, produce atrofia, comorbilidad, pérdida de la independencia y desinserción social. Existen numerosos ensayos clínicos y revisiones sistemáticas que concluyen unánimemente en el efecto beneficioso de numerosos programas de ejercicios, realizados unos 30 minutos, la mayoría de los días de la semana.

Utilizar estas diversas habilidades y técnicas inteligentes puede serles de gran ayuda, por lo que se les entregó a los asistentes una guía de herramientas que les ayudarán a manejar con éxito su dolor, además de consejos para la rutina diaria  y cómo volverse más activos para conseguir un óptimo bienestar y mejora de su calidad de vida. En la parte práctica del taller, se realizó previamente una evaluación de la postura corporal para identificar posibles contraindicaciones, lo que permitió enseñar y practicar una pauta de ejercicios individualizada según su condición, además de la realización de ejercicios de estiramiento, fortalecimiento y elongaciones asegurando un óptimo control y prevención de dolencias físicas.

Con esta actividad se buscó:

Educar a personas con dolor crónico a comprender mejor qué es el dolor, por qué se produce y cómo tratarlo.

Dar a conocer guía de autoayuda y herramientas del manejo del dolor.

Practicar pauta de ejercicios y elongaciones individualizadas para prevenir y controlar el dolor físico.